Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-5), los trastornos de conducta alimentaria (TCA) se clasifican en:

  • Anorexia Nerviosa (Restrictiva o no)
  • Bulimia Nerviosa (con purgas u otro tipo de conductas compensatorias)
  • Trastorno por atracón
  • TCANE (Trastorno de Conducta Alimentaria No Especificado)
  • PICA
  • Trastorno por Rumiación
  • Trastorno por evitación / Restricción de alimentos
  • TCA-NE (TCA especificado, pero no cumple algunos de los criterios diagnósticos).


Nuevos diagnósticos:

  • Vigorexia: ejercicio compulsivo combinado con dieta para aumentar la masa muscular, buscando una estética específica
  • Ortorexia: obsesión por la comida saludable y conteo de calorías
  • Pregorexia: control del peso durante el embarazo pudiendo afectar a la salud del bebé y de la madre
  • Diabulimia: «jugar» con las tomas de insulina para bajar de peso.
  • Drunkorexia: restringir calorías para poder beber alcohol (sustituye alimentos por alcohol)
  • Adicción a la comida: se consideraría como una adicción al «deseo intenso» hacia algunos alimentos en concreto.
  • ¿Obesidad?

Consulta de nutrición específica para pacientes con TCA

La consulta de nutrición enfocada a personas con un TCA tiene que ir siempre acompañada de un equipo multi e interdisciplinar donde el psicólogo juega un papel clave. Como habéis podido ver anteriormente, existen muchos tipos de TCAs definidos (aunque no todas las personas cumplan con esos criterios y puedan tener igualmente una tendencia alimentaria que pueda afectar a su salud).

El tratamiento nutricional será clave, pero muy diferente según la persona que tengamos delante. También es importante que sepas que un nutricionista que trate con personas con TCA debe estar especializado ya que el tratamiento es completamente diferente.

Primera consulta: para conocernos

  • Anamnesis completa y compartir historia con otros profesionales: es importante conocer a la persona, sus hábitos, su historia familiar (no hace falta ir al detalle de todo) y antecedentes, entre otros.
  • Mediciones y pesaje: en ningún caso es necesario y esto se tendrá que valorar según el paciente y su situación
  • Analíticas y estado de salud: será importante valorar si hay parámetros alterados y ver cómo se encuentra el paciente a nivel digestivo, hormonal, etc.
  • Establecer objetivos y dar algunas recomendaciones iniciales

La segunda consulta servirá para ir dar recomendaciones a la paciente, entregarle un dossier si es necesario con información, recetas u otro tipo de herramientas que pueden ser útiles para esa persona. En los seguimientos, iremos analizando el estado del paciente, valorar su evolución y resolver dudas y mitos que pueda tener interiorizados. De más a más, será importante que tenga relación periódica con la psiquiatra o psicóloga.

¿Tienes dudas o te animas a empezar a mejorar?

Puedes pedir una primera cita directamente o ponerte en contacto conmigo para que te de más información.